Ribeira Sacra, Valga. Pontevedra.

Price:
17€

Reviewed by:
Rating:
3
On 13 mayo, 2018
Last modified:13 mayo, 2018

Summary:

Un restaurante en Valga a pie de carretera especializado en carne a la brasa.

Hacia tiempo que me había fijado en el Restaurante Ribeira Sacra en Valga ya que si pasaba a las horas de las comidas siempre había bastantes coches y eso suele ser buena señal. Viniendo de una de mis habituales incursiones llego la hora de cenar, pasábamos por delante, íbamos despacio por culpa de un radar que hay al lado…pues paramos.

El local esta exclusivamente dedicado a la restauración y se accede subiendo unas escaleras frente a un buen aparcamiento. A la izquierda se encuentra la zona de bar y a la derecha un comedor, luego descubrí que en el sótano hay otro comedor bastante mas grande. El local se lleno a lo largo de la noche. El comedor me pareció agradable aunque las mesas estaban un poco cerca unas de otras para mi gusto. Colores alegres y paisajes de esa maravilla que es la Ribeira Sacra. Un detalle que me encanto fue la banda sonora de la cena, música de los 80 con bastante italodisco. Una anécdota, según nos sentamos sonó Valerie de Joy, una canción que me encanta y que llevaba tarareando todo el día: Valerie , you are cold as ice…

La carta es breve y enfocada en una dirección: carne a la brasa. Este es el mayor reclamo del local.

Los primeros hay poca variedad y nos decidimos por el el clásico Octopus to the party (11,50€). La ración es tal cual esta en la foto, no falta ningún trozo. Nos pareció un poco escasa y demasiado salada. El aceite con el que estaba regada me pareció correcto.

Y de segundo había diversas variedades de carne y nos decidimos por un lomo de cerdo (9,50€) que sirven acompañado de patatas y ensalada. La carne nos gusto, en su punto con ese sabor característico de la brasa. No se hacia seco, defecto muy habitual si no se trata como debe el lomo.

Un bonito detalle es que te sirven tres botes con salsa ali olí, rosa o barbacoa para acompañar la carne a tu gusto.

Haremos mención especial al pan(0.75€) que a pesar de la hora aun se conservaba fresco y jugoso. Lo acompañan de unos mini patés de la marca iberitos por si quieres untar mientras esperas la comida.

En los postres no hay mucha complicación, tartas de queso, piña, mousse, tarta helada, pijama…pero yo soy de dormir sin pijama. Me pedí un poco de tarta helada tipo comtessa (3,50€) ya que me apetecía algo fresco. Un consejo, a mi me gusta comerla cuando se empieza a derretir un poco por eso la dejo reposar unos minutos antes de hincarle el diente.

El café ¡de pota ! (1€) y lo sirvieron acompañado del reglamentario digestivo sin cargo para transformarlo en café zaragozano. Mención especial para el simpático mensaje de la botella de orujo. Toda una filosofía con la que me identifico.

No bebimos vino ya que aun quedaban muchos kilómetros de conducción y si bebes no conduzcas. Por lo que vi en la carta esta enfocada a los vinos tradicionales gallegos y españoles a precios razonables. Me sorprendió que era relativamente extensa visto el enfoque del local.

En definitiva el Ribeira Sacra de Valga es un restaurante de carretera especializado en carne a la brasa a precios razonables, con un servicio muy correcto y amable. Esto ultimo siempre es de agradecer y cada vez se ve menos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *