A Viaxe Cociña de Matices. Santiago.

Price:
30€

Reviewed by:
Rating:
4
On 1 enero, 2022
Last modified:1 enero, 2022

Summary:

Un viaje gastronómico que nos lleva por parajes de fusión peruanogallega. Un soplo de aire fresco en los fogones santiagueses.

Desde que entre en el mundo “gastro” he conocido mucha gente buena y uno de esos tipos geniales que merece la pena escuchar es Marcos Pereira.  Cuando me propuso que hiciese una auditoria de A Viaxe – Cociña de Matices ya sabia que me iba a sorprender. El amigo Marcos es un visionario y se dio la casualidad (o no) que fuimos el mismo día que le concedieron el prestigioso BibGourmand.

¿ Que nos propone Tomás Rubio? Un viaje por unos platos de origen #peruano y con matices, muchos matices, gallegos. Esto personalmente es un aliciente para mí ya que últimamente están abriendo muchos locales pero muchos son clones. Pocas veces encuentras algo que sea un poco distinto y te consiga sorprender. Que te aporte nuevas experiencias más alla del RTC.

El local esta en la antigua Plaza del Matadero en Santiago. Dispone de dos ambientes, un pequeño comedor con unas 8 mesas con las paredes en piedra, respetando ese entorno tan santiagues. La segunda sala es una cocina abierta rodeada de la barra en la que puedes disfrutar de como los chefs trabajan para elaborar sus creaciones.comedorinterior

Nos atendio muy amablemente Bianca y nos dejamos guiar por sus recomendaciones a la hora de este viaje gastronómico por peruanogallego sin escalas. Ya os anticipo que nuestra guía acerto con las visitas aunque yo habría variado el orden, empezando por el besuguillo y después el ceviche para que el recorrido fuese mas redondo.

Ceviche de Rocoto (14€) con leche de tigre, cremoso de boniato, pargo, maíz cancha y chifles que vamos agregando poco a poco. Un plato que nos sorprendió muy gratamente. El pargo estaba excelente y con un ligero toque picante que redondea a el plato sin camuflar su sabor.Plato1

Besuguillo en crema de Padrón maduro y ají limo (13€). Más suave que el plato anterior. La textura del pescado nos hizo llorar de emoción. El toque de la crema de Padrón vuelve a redondear el plato. Esta ahí pero sin abusar, solo para decirte: soy peruano pero vivo en Galicia. Al acabar nos bebimos el juguillo final del caso. Como os comentaba antes a la hora de hacer el recorrido empezaría por este plato antes que el anterior debido ya que el nivel de picante es inferior al ceviche y así vamos haciendo un recorrido ascendente para nuestras papilas gustativas.Plato 2

Enviado de ajíes y gambón (14€), potencia y matices. El gambón ligeramente a la brasa con una crema carne con un sabor especial y muy distinto. En la boca era un conjunto de sensaciones, algunas nuevas otras viejas conocidas pero que nos hicieron soltar una lágrima.  El mejor de los que probamos sin duda. La conversación era muy animada hasta ese momento y se hizo el silencio. Con eso os digo todo.Plato 3

Solomillo de cerdo, tacos de solomillo en su punto a acompañados de una crema de boniato. El truco está en untar la carne con la crema, el cambio aporta cremosidad y textura al plato.Plato 4

Hablemos de postres. Seguimos jugando con matices, con fusíon, nuevas experiencias. Bizcocho a las tres leches (6€) con una textura y sabor que recordaba a la bica gallega. Coronado con nata pero sin endulzar para no hacerlo empalagoso.postre 1

El más original a base de chocolate, lúcuma ( una fruta peruana ) y una teja similar a las galletas de fortuna con sésamo (6€) Sabores nuevos, un concepto interesante. Te podrá gustar o no pero ya me estas aportando algo nuevo.Postre 2

El pan (0.90€) estaba rico y nos sirvió para rebañar los platos…y no, no es de mala educación rebañar el plato.

El cuerpo nos pedía un vino blanco y alternamos con godellos, Fanrela (2.70€ copa ) de Monterrei y Pradolongo (2.50€) de Valdeorras. Nos quedamos con el segundo.

No hay de café de pota pero si aromatizamos el café solo con un poco de pisco. El tradicional aguardiente peruano.licor

A Viaxe es una grata sorpresa en el panorama gastronómico santiagues que nos aporta un soplo de aire fresco. Unas experiencias nuevas  con esa fusión peruanogallega que nos hara emprender un pequeño viaje en estos tiempos difíciles en los que hacer turismo es cada día mas difícil. Y si a eso le sumamos ir con buena compañía como Marcos para hablar de lo divino y lo humano ya estamos rozando la eternidad.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *