Destino Vilariño, Vilariño de Conso. Ourense.

Hay una canción de Crystal Waters titulada “Destination Unknown” y eso fue lo que pensé cuando me ofrecieron participar en esta experiencia llamada “Destino Vilariño”. Crystal Waters dice lo siguiente:

I’m leaving for a destination I still don’t know.
Somewhere nobody must have duties at all.
And if you like this you can follow me so let’s go”

Y eso hice, cargue el butanero  de gas, el usb tambien cargado de buena música y me lance a la aventura en un viaje para descubrir Vilariño de Conso y quien sabe si también me ayudaba a descubrirme a mi mismo.

¿Que es Vilariño de Conso? Es un pequeño (535 habitantes) gran (200 km2) ayuntamiento situado en la comarca de Viana en Ourense. Eminentemente rural y hasta podemos decir que de montaña con importantes elevaciones que dan lugar a hermosos valles y algunos de ellos aprovechados para generar energía eléctrica mediante imponentes embalses que crean curiosos mares interiores.

Al llegar a Vilariño descubrimos con grata sorpresa que estrenábamos el renovado albergue con unas instalaciones muy cómodas para ser usadas como base de operaciones. Podemos disponer de habitaciones dobles o cuádruples con literas con modernos baños. Allí disfrute con los compañeros de aventura de una cena en la que conocimos un poco de la rica gastronomía de la zona. ¡ Ojo con sus embutidos elaborados con mimo por Hervella y los quesos de Touza Vella! ¡ Son adictivos !

A la mañana siguiente tras un copioso desayuno nos llevaron por una deliciosa ruta que partía del centro del pueblo por la ladera de un valle recorrido por el río Cenza, entre arboles y prados vamos ascendiendo hasta llegar a unas pasarelas de madera que nos llevan a la base de la espectacular cascada del Cenza. La ruta es de dificultad baja en la que disfrutaremos de moemntos mágicos con el murmullo del río o las risas de nuestros compañeros de viaje. Tengo que decir que conformábamos un grupo fantástico, puede que Vilariño obrase su magia para hacernos sentir cerca del cielo.

Tras el gratificante paseo conocimos los dos museos que posee el pueblo y el que más me impresiono fue su completo Museo Etnografico situado en los bajos de la casa consistorial. Con multitud de piezas de incalculable histórico nos describen como era la vida no hace muchos años en estos núcleos alejados de todo. Desde camas a útiles de carpintería pasando por elementos para hacer vino…todo un regreso al pasado y que nos ayudara a conocernos un poco mas.

Al lado del albergue se encuentra el Centro de Interpretación del Cogumelo que hará las delicias de los amantes de las setas y conoceremos más sobre el mundo de la micología.

Vilariño de Conso es una tierra rica en tradiciones y es legendario su entroido como pudimos comprobar en la coqueta aldea de Castiñeira donde descubrimos a los “Boteiros”. Ellos son los protagonistas de su colorido carnaval, una tradición que llevan en lo mas hondo de su corazón y defienden con orgullo. Otro detalla curioso es que en su cementario  la mayoria pasaba de 80 y 90 años incluso. Algo hay que alarga la vida en Vilariño de Conso.

Tras conocer a diversas gentes del pueblo fuimos al centro social donde tras tomar un vermú Nordesía al son de las gaitas, disfrutamos del rico cabrito que fue preparado en el horno de leña comunal del pueblo. Acompañado de los vinos de Xiana y la cerveza artesana Curriña. Sorprendentes ambas.

Y no me olvido del postre, el Montonico de Panadería Guerra, una especie de tarta a base de capas de de hojaldre y dulce de leche…¡muy light! Tenéis que probarlo sí o sí.

Tras haber repostado fuimos a hacer una incursión por las alturas del termino municipal donde descubrimos en la aldea de Chaguazoso su morrena glaciar desde donde disfrutamos de unas hermosas vistas a los contornos. Como anécdota deciros que ahí mi móvil de R que estuvo sin cobertura todo el tiempo empezó a coger cobertura ¡ gracias al roaming de la antenas de Portugal !

Me encanto el paseo entre las redondeadas piedras y el bajo monte en un soleado día para bajar los excesos del Montonico.

Llego un momento que me hizo especial ilusión, me encanta el agua y bañarme e hice algo que muy pocos pueden decir; bañarme en el embalse del Cenza, el más alto de Galicia a 1350 metros de altura y de aguas cristalinas. Situado en un circo glaciar es un espacio único y que transmite una sensación de soledad única Tras un día de calor y caminatas no os podéis imaginar como reconforta el baño en esas aguas frescas y cristalinas…por cierto, no os recomiendo hacerlo en enero.

Tras el reconfortante baño visitamos la cascada del Cenza por su parte alta y donde vimos el pozo que hacen sus aguas y según nos dijeron no conocen su profundidad. Alguna valiente se baño en la poza ante el asombro de propios y extraños.

Una visita con mucho encanto fue la que hicimos a la renovada Casa de Anamá en el lugar de Entrecinsa donde conocimos a Xiana Domínguez, una viticultora que con sus vinos y mucho trabajo esta logrando hacerse un nombre en este mundillo. Una persona joven que apuesta por los productos de calidad de la tierra y cree que el rural tiene futuro a través de su bodega Chao de Couso. Sus vinos, Xiana y Alcouce, son una autentica delicia que os recomiendo probar de la D.O. Ribeira Sacra.

La Casa de Anamá es una coqueta casa de turismo rural donde podemos disfrutar de todas las comodidades en un entorno único como el souto que rodea la casa.

Llego la noche y con ello la cena donde un Pedro Pérez de Ourense Cociña nos preparo un banquete con todas las delicias gastronómicas que nos ofrece la zona y maridado con los ricos vinos de D ‘Berna de la D.O. Valdeorras. Los diversos productores locales nos acompañaron en la cena y nos hablaron de su trabajo e hicieron la velada muy amena.

El domingo por la mañana toco el agridulce momento de la despedida, dulce por los momentos vividos y agria por ser una despedida pero solo un hasta la próxima ya que Vilariño de Conso ya no es “Destination Unknown” y prometo volver. Y quizás, solo quizás… iremos juntos 😉

Por ultimo agradecer al Concello de Vilariño de Conso y a su alcaldesa Melisa Macia y a Cen Palabras su amable invitación para disfrutar de este paraíso cercano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *