El de Alberto. A Coruña.

Price:
40€

Reviewed by:
Rating:
2
On 23 Junio, 2015
Last modified:25 Junio, 2015

Summary:

Una mala tarde de un restaurante de prestigio.

El de Alberto fue un restaurante que siempre nos gusto a los integrantes de www.rutamichelines.es, de hecho hay un articulo de la última visita que se le hizo (ver artículo anterior). Decidimos volver para hacer una auditoría de producto y ver como seguían las cosas. Ya os anticipo que hubo luces y sombras en el devenir de la cena.

Empecemos por el plano estético, el local sufrió un lavado de cara por otra parte muy necesario. Nos encontramos ahora con un local con dos ambientes, a la entrada junto a la barra y al  comedor propiamente dicho. Separados por un original reservado cerrado mediante unas cuerdas verticales frente al acceso de los baños. Como la decoración es cuestión de gustos no entro a valorarla aunque si que no me pareció acogedora, hecho en el que influyo la luz del local. Coincidimos en eso todos los integrantes de la mesa. Insisto es cuestión de gustos y lo importante es el plato.

Nos trajeron la carta y básicamente es la misma de la última visita aunque nos advirtieron de los platos  que no estaban disponibles y un par de sugerencias de fuera de carta.Carta El de AlbertoCarta El de Alberto

Apetecía algo fresco ya que el calor empieza a asomar la patita y que mejor que un fresco pastel de centollo (10,50€). Vino acompañada de unas tostas normales y otras con pasas en una bandejita aparte, si bien hubo que pedir unas a mayores para completar la faena. Estaba rico, buen sabor a centollo y sugerente textura en el paladar.El de Alberto

Fuera de carta había unas setas con huevo a baja temperatura (14€) que nos decidimos a probar. Nos sirvieron ración y media ya que al ser cuatro nos pusieron un cuenco individual para cada uno con la yema del huevo dentro que después tu removías. En las fotos veis el antes y después. El plato tiene un sabor diferente a lo acostumbrado, personalmente me gusto aunque hubo opiniones dispares en la mesa.El de Alberto El de Alberto

En los platos principales fue donde vinieron las sombras, empezamos con un atún rojo (19€) ligeramente cocinado y acompañado de unas cebollas. Este plato no nos dijo nada, insípido, los que conocéis este manjar sabéis que suele tener un sabor potente y no era el caso. De hecho el color no me acababa de convencer del todo. Lo comentamos al maitre y nos dijo que podia ser por haber tomado las setas antes y habernos camuflado el sabor, podría ser el primer bocado pero después de limpiar con pan y vino el paladar no me pareció excusa. Ademas la cebolla si tenia sabor y muy bueno. El de Alberto

El otro plato fuerte fue la picaña de Black Angus (16,75€) y lo dicho con respecto al atún rojo se puede repetir aquí. Mucho más aparente que consistente. Un Black Angus sin potencia. El de Alberto

Llegamos a los postres que fueron los que salvaron un poco la cena, todos nos parecieron muy buenos. La esfera de chocolate y fruta de pasión (4,75€) me pareció muy rica, una fina capa de chocolate rellena de una jugosa crema de fruta de la pasión. El de Alberto

El macaron con frutas del bosque (4,75€) también estaba muy bueno. El de Alberto

La piña rellena de arroz con leche y helado de canela (4,75€) fue una sobremesa muy destacable. El helado de canela era exquisito. El de Alberto

La mousse de café de pota (4,50€), ¿sabéis quien pidió ese? Si me seguís con regularidad lo sabéis 😉 Riquismo, una mousse de rico sabor como si fuese la espuma de un café y un fondo a base de una gelatina de café. Me encanto. El de Alberto

Al finalizar la cena tomamos los reglamentarios cafés de pota (0,95€) aunque sin chupitos. El pan era unos pequeños molletes que podemos decir que estaban correctos. El de Alberto

El vino que acompaño la comida fue un excelente D.O. Valdeorras Neno de Viña Somoza (14€). Elaborado a base de uva godello, muy aromático con notas a fruta madura y sin acidez. Un vino que os recomiendo probar.neno viña somozaneno viña somoza

En resumen podemos decir que salimos bastante descontentos y mas conociendo el restaurante de otras visitas y su fama, al menos los postres salvaron un poco el desastre de los segundos platos. No nos gusto el detalle de que echaran la culpa de la falta de sabor al las setas previas, opinión muy discutible ya que si fuese ese el motivo, con los postres pasaría lo mismo. De ser así deberías advertirlo cuando tomas nota de la comanda al cliente. Tampoco se les vio el detalle de invitar a los cafés tras haberles expuesto nuestra disconformidad con el plato. Esperemos que fuese una mala tarde del restaurante y no se repitan estos fallos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *