Parrillada Agarimo. Curtis. A Coruña.


Reviewed by:
Rating:
4
On 17 febrero, 2014
Last modified:2 octubre, 2016

Summary:

Una parrilada donde degustamos unos excelentes platos a base de Corzo y Jabalí como broche final a la temporada de caza.

Nuestro amigo Fran tuvo el detalle de invitarnos a la cena anual con sus compañeros del coto de caza. La cena se celebro en una parrillada de Curtis, Agarimo, donde degustamos los excedentes de la temporada cinegética.

La parrillada consta de un bar donde degustamos previamente unas cervezas mientras nos reuníamos para degustar el corzo y jabalí. En la parte de atrás dispone de un comedor a base de bloque de piedra y techo de madera con una pequeña estufa de leña para espantar el frio.

Cuando nos acomodamos en la mesa había dispuestas unas bandejas con entremeses a base de jamón y chorizo. Después empezamos con los platos fuertes, para empezar un guiso a base de fabada que tenía muy buen sabor. Las fabas en su punto de cocción y habían absorbido los aromas de la carne lo cual le daba un gusto muy bueno y sin estar demasiado especiadas ya que eso puede tener efectos secundarios no deseados…ya me entendéis s 😉 . La carne tenía un sabor fuerte como debe ser en los productos de caza pero no debemos con confundir ese sabor con el rancio debido a la mala preparación. La carne se podía partir con la propia cuchara de las fabas lo cual indica que se estaba en su punto. Por supuesto repetí  el plato.Fabada ce Corzo y Jabalí

Y de segundo nos sirvieron la carne asada con una guarnición a base de patatas, guisantes, zanahorias, pimientos y champiñones. Las patatas doraditas y perfectamente hechas por dentro. Y  la carne, estupenda, jugosa y llena de sabor. Nos sirvieron varias fuentes y la segunda fuente aún estaba mejor que la primera, no sé si seria por la calidad del animal o la cocción.Asado a base de caza

De postre tomamos la clásica tarta helada tipo contesa adornada con unas flores de nata. Acompañamos el postre con el reglamentario café de pota y los chupitos de orujo, tostada y crema.

El vino que acompaño esta abundante cena de caza era el tinto de la casa. Un vino sin D.O. llamado Mejuto que estaba más que correcto para acompañar estos platos.

Desde aquí agradezco a Fran y sus compañeros su amable invitación a esta cena.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *