Paredes. Portugal

Turismo de Porto e Norte de Portugal me invito a descubrir otro de sus pueblos, Paredes. Un municipio situado al norte de Portugal y a 30 kilómetros de Oporto con algunas cositas muy interesantes que ofrecer. Algo de cultura, algo de gastronomía y algo de naturaleza.

Cuando llegamos a la oficina de turismo nos recibieron con Pompa y Circunstancia de Elgar interpretada por los alumnos de la Escuela de Música, no en vano Paredes posee una afamada escuela de música. Y es que no merecíamos menos, 😉

Una vez hecho tan formal recibimiento y ser hechas las presentaciones por las autoridades nos dispusimos a catar una muestra de los platos preparados por los restaurantes locales. En primer lugar Teresa Ruão de “Cozinha da Terra” nos hizo una demostración de como preparan el cabrito al horno. También pudimos degustar las preparaciones de  O Rei, Casa dos Frangos, Os Frades y Casa do Baixiño. Fue una excelente manera de promocionar la rica gastronomía local, francamente me gustaria visitar todos los restaurantes. Mención para uno de sus platos tradicionales, la sopa seca. Una elaboración a base de pan que no te dejara indiferente y ahí lo dejo para que experimentes.

 

Seguidamente fuimos a visitar la Casa de la Cultura situada en un precioso palacete con un hermoso jardín lleno de camelias que aportaban luz y color.

Allí disfrutamos de diversos actos de carácter cultural como un recital poético de la mano del artista Fernando Soares y un poco de música por parte de Profesor Aires Montenegro todo ello con una muestra de los ricos vinos de Quinta da Sobreira. Poesía, música y vino siempre van de la mano en Portugal.

Y llego el momento histórico, una interesantisima visita a la minas de oro de Castromil. Allí conocimos las penurias de la minería de oro en tiempo de los romanos metiéndonos en una claustrofobica galería que me podía imaginar iluminada con la tenue luz de las lamparas de aceite, respirando aire viciado y polvo a cambio de unos latigazos.

La visita a su centro de interpretación situada en una antigua escuela merece mucho la pena tanto por la ubicación como por las historias que nos cuenta de la explotación aurifera desde época romana.

Vamos con los naturaleza y es que Paredes tiene un paraje espectacular, Senhora do Salto. Una garganta excavada por el río Sousa que nos deja con imágenes que no olvidaremos en la retina. El estruendo del agua luchando por abrirse paso entre la dura roca mientras algunos molinos a su vera tratan de domar al salvaje río. Os recomiendo, si hay valor, subir al puente colgante a ninguna parte para disfrutar de la sensación de sentirse en medio de tan brutal expresión de la naturaleza.

Llego la hora de cenar y nos desplazamos a uno de los restaurantes participantes en este “Fin de semana gastronómico”, a Casa do Baixinho. Allí disfrutamos en un entorno de lo mas acogedor de la rica gastronomía local incluida una pequeña interpretación teatral que nos hizo reír. Y es que fue una noche de risas con anécdotas que solo los que estábamos allí conocemos. Tras lo cual nos retiramos a dormir y alguno que yo me se dormir con un ojo abierto “por si acaso”…¡que risas!

El domingo empezamos con la parte mas espiritual del itinerario que fue una visita al milenario Monasterio Cête. Una obra románica datada en el siglo IX, sobria y al mismo tiempo elegante que invita a sentarse y disfrutar de un momento de introspección.Si lo acompañamos de la interpretación de los grandes hits del Canto Gregoriano con las que nos obsequiaron parece que retrocedes en el tiempo antes de partir a las cruzadas.

Y acabamos este viaje con el momento deportivo visitando el Paredes Club de Golf o campo del acueducto. Pudimos tomar contacto con el noble deporte del golf ( algunos pensaran que es un coche, pero no) que no es tan fácil como parece. No hubo heridos de casualidad por bolas o algún palo perdidos. Por cierto el campo tiene un acueducto, de ahí su nombre, que según cuenta la leyenda hizo un gallego enamorado de una portuguesa para que esta tuviese agua fresca en su casa. ¡Que bonito el amor!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *