El Muelle, Aldán. Pontevedra.

Price:
23€

Reviewed by:
Rating:
3
On 26 Febrero, 2017
Last modified:26 Febrero, 2017

Summary:

En la preciosa ría de Aldán podemos degustar en su muelle unas ricas raciones del mar en un establecimiento un tanto peculiar.

Hacia un sábado soleado, la semana había sido dura, había que buscar un momento para el relax y hacer lo que mas me gusta así que con estas premisas me dirigí hacia el sur, concretamente al Morrazo con buena compañía. Llego el momento del repostaje y tras varias opciones fallidas se me ocurrió un lugar que como mínimo vamos a definirlo como peculiar, el bar El Muelle en Aldán. Peculiar por varias razones, primero su situación Al fondo del muelle y pegado a la lonja es un pequeño barracón alargado y estrecho. No tiene barra sino una cocina estilo “food truck” y una ventana por la que sirven a la terraza o bien por la puerta que da al interior del barracón con 6 mesas.

El interior es bastante acogedor al estar forrado de la cálida madera y muy luminoso gracias a sus ventanales. Se puede ver un poco la preciosa ría de Aldán y su polígonos bateiros. Me llamo a atención el surtido de prensa para los clientes y el buen detalle de una estufa para cuando hace fresco. Cuando llegamos estaba lleno y el encargado nos tomo nota y nos comento muy amable que en diez minutos tendríamos mesa. Nos sugirió que diésemos un paseo por el puerto y que él salia a buscarnos cuando hubiese plaza libre, efectivamente fue así diez minutos y salio a buscarnos.

La carta es breve, muy breve y basado lógicamente en productos del mar aunque me llamo la atención que a estas alturas de año ofreciesen pimientos de ¿Padrón?

Pedimos cuatro cosillas empezando por unas navajas (12€). Servidas muy colocaditas en una fuente y solo asustadas en cocina. Las prefiero así para disfrutar mejor su sabor a mar y no a plancha. La navaja no era muy grande pero si muy sabrosa y no traían salsa. Solo una tenía unas pocas arenas.

Estando en Aldán y no pedir mejillones (4,40€) es un delito. Me volvió a llamar la atención la bonita presentación del plato y sobre todo los “músculos”, buen tamaño, limpios y jugosos.

Seguimos con pulpo a feira (11€). El taco del pulpo era pequeño pero si estaba en su punto y aunque pudiera parecer que tiene poco pimentón era mas que suficiente, picaba un poco, lo justo y necesario. Por supuesto regado con aceite de oliva que rebañe después con con pan y…

Cachelos (2,40€). Unas pequeñas patatas cocidas con la piel que remoje en el aceite del pulpo y también nos dieron dos sobrescritos de aceite y sal para aliñarlas a nuestro gusto.

Me gusta terminar las comidas con algo dulce como los besos pero no los tenían en la carta pero si había tres postres caseros, tartas de queso fría, de horno o empanada de manzana.

La empanada de manzana (2,60€) era el típico hojaldre relleno de manzana, un clásico.

La tarta de queso fría (2,60€) aunque mas bien parecía un flan de caramelo estaba muy rica. Me dejo buen sabor de boca y es que soy muy goloso.

El café (1€) no lo había de pota con gran disgusto por mi parte, no siempre se gana en la vida. El pan (1€) era una barra normal y corriente en rodajas sin más.

La carta de vinos es curiosamente mas larga que la de platos y con precios razonables y nos decidimos por un fresco godello de la D.O. Monterrei que me sorprendió gratamente. Quinta das Tapias (9€) muy afrutado y sin acidez, me sorprendió gratamente. Un vino muy fácil de beber y cuando nos dimos cuenta la botella iba allá.

Si andáis por Aldán y os apetece tapear un par de productos del mar podéis pasar por aquí para entreteneros un poco y despues dar un paseos por la bonita ría para bajar la comida o incluso ir al bosque encantado que se encuentra muy próximo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *