Castro de Borneiro. Cabana de Bergantiños. A Coruña.

En la comarca de Bergantiños y muy cerca del Dolmen de Dombate (prometo reportaje pronto) se encuentra uno de los castros más encantadores y también desconocidos de Galicia. Pero antes querréis saber cómo llegar, no necesitáis GPS (Gilipollas Position System). Tomamos la AC552 Coruña –Fisterra hasta el pueblo de Baio, si venimos de Coruña antes de cruzar el Rio Grande cogemos la AC430 a la derecha. Tras recorrer un par de kilómetros llegaremos al núcleo de Borneiro, donde os recomiendo pasar antes por el Dolmen de Dombate que se encuentra debidamente señalizado. Justo al salir del pueblo empezando a bajar nos encontramos un área de aparcamiento  señalizada y ahí dejamos el coche. Tras andar unos cientos de metros por un camino llegaremos al castro. Existe otro acceso pero no os lo recomiendo por su dificultad.Castro de BorneiroCastro de Borneiro

Veremos a Cibdá, un castro cuyos orígenes dicen que data del siglo VI a.c. hasta probablemente el I d.c. Se encuentra en un relativo buen estado de conservación y rodeado de un espectacular bosque en el que podemos encontrar especies autóctonas como carballos (robles).Castro de Borneiro

Hay construcciones circulares que se techaban con paja donde residían los antiguos pobladores.Castro de Borneiro

Has algunas construcciones de carácter rectangular lo cual no es muy frecuente.Castro de BorneiroCastro de Borneiro

Si os fijáis bien veréis como la muralla defensiva rodeaba el emplazamiento contra los invasores. El castro se fue abandonando progresivamente hasta antes de la romanización por causas desconocidas.Castro de BorneiroCastro de Borneiro

Os recomiendo visitarlo al atardecer ya que la conjunción de la luz y atmosfera del bosque le dan un aire mágico y si cerráis los ojos por un momento os parecerá oír a los hijos de Breogán corretear entre los muros y los cantos de los viejos druidas para espantar a los malos espíritus.Castro de BorneiroCastro de BorneiroCastro de BorneiroUn lugar que merece la pena visitar, no os arrepentireís.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *