Fogar do Santiso, Teo

Hoy toca hablar do Fogar do Santiso y tengo un pequeño problema. ¿Como lo describo? Es uno de esos sitios inclasificables en los cuales podriamos decir que la gastronomia pasa a un segundo plano o mas bien se eclipsa ante el espiritu del local. Lo que si esta claro es que todo el mundo deberia de visitarlo por  su originalidad. A la entrada nos recibe un druida lo cual ya es toda una declaración de intenciones del local.

En primer lugar la situacion del local, se encuentra perdido de la mano de Dios en medio de un bosquecillo en Teo, a las afueras de Santiago.Al entrar ya vemos que es un local que apuesta por una estetica mas o menos “enxebre”. En el exterior se encuantra acondicionado con mesas de madera rústicas que lo hacen ideal para el verano junto con elementos ornamentales  como potes, fuentes como para darle un cierto aire celtico mistico, aunque lo del organo empotrado en una pared aun necesito asimilarlo.En el interior sigue la misma tónica dentro de un galpón con una pared hecha con botellas. Ahi nos encontramos con una serie de largas mesas corridas con un ligero desnivel lo cual las hace un poco incomodas. Al ser invierno el local disponia de una serie de estufas de leña para caldear el ambiente. Ahi llama la atencion como elemento decorativo la presencia de dos buzones de correos pintados de gris. Existe otro comedor un poquito mas llano en una especie de sotano (a cova) ambientado de la misma guisa pero a mi manera de ver un poco mas agradable.

Y aqui voy a poner una pequeña critica, habiamos reservado. Se lo comunico al camarero al llegar y sin comprobar libro de reservas nos manda sentar en el primer comedor. Le comento que nos gustaria ir al otro y dice:” que el comedor estaba lleno y  para eso hay que llegar mas temprano”. Habiamos llegado media hora antes de la hora de la reserva. Voy a criticar lo unico que no me gusto del local que es el servicio, amabilidad la justa pero sobre todo no hay orden a la hora de atender las mesas. En nuestro caso le trajerón el plato principal a uno de los comensales al mismo tiempo que uno de los primeros con lo cual no pudo disfrutar ni de uno ni de otro.

La carta esta compuesta de cocina tradicional gallega siendo toda ella a base de productos ecologicos, algunos de ellos criados por los propios restauradores. Decidimos empezar con una empanada de maiz de productos del mar (4.90€) que era de berberechos con cascara y algas, nunca me la habian servido asi. Para dejarse un diente ahi.Pulpo a la brasa con cachelos (11.90€), los cachelos estaban muy buenos con su piel, el pulpo en alguna parte estaba tostado de más. Al lado vereis el cocido de porco celta que le sirvierón al compañero al mismo tiempo que el pulpo que era un entrante. El cocido estaba en su punto segun comento el compañero, flojeando un poco el chorizo que lo acompañaba.Como plato principal escogi croca de ternera (16€) que segun nos comentaron tenia 25 dias de maduración. Estaba servida en un plato de pizarra caliente y madera. La carne estaba deliciosa al igual que la zanahoria y pimiento que la acompañaban, espolvoreado con sal maldon todo el conjunto. La ración es muy escasa lo cual nos obligo a pedir un churrasco a mayores.Otro compañero decidio probar una costilleta de ternera (13.80€) la cual le gusto mucho.Este es el churrasco (6€) que se pidio a mayores a base de costilla de cerdo. Por último los postres, todos ellos caseros. Nos podemos encontrar con tarta de aguardiente(3.50€), yougourt de miel y nueces(3.30€), o helados ecologicos(3.50€). En este caso me decante por una crema de chocolate a la brasa con nueces(3.30€) que a mi no me dijo nada. Parecia como una crema de nocilla sobre una base de masa al horno. Los compañeros comentaron que sus postres (tarta aguardiente, helado mango y yogourt) si estaban bien, lamentablemente no dispongo foto.La bodega es muy parca en referencias siendo todas ellas cultivo ecologico. Nos decantamos por un mencia de Valdeorras, Bacelos de Biobra(11.90€) que nos sorprendio. Se notaba que era un vino como el vino casero que haria cualquiera que tenga viñas en su casa. Sabia a uva y de suave sabor para acompañar perfectamente los platos escojidos. El vino gano asi que se aireo un poco a pesar de no tener crianza.

En resumen este es un restaurante al que merece la pena ir por la experiencia del entorno y decorado en el que se encuentra con unos platos de calidad correcta aunque no excepcional. Los fines de semana suelen hacerse representaciones teatrales y/o musicales relacionadas con el ambiente mistico. Con un poco de suerte hasta os haran el conjuro de la queimada y podreis participar en el.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *